Acciones y realizaciones

Senado de la Republica

PLAN DE REGULARIZACIÓN DE USUARIOS DE UTE

Compartimos la versión taquigráfica de las palabras del Senador Andrés Berterreche sobre el Plan de Regularización de usuarios de UTE.

Montevideo, 7 de diciembre de 2018

De acuerdo con lo resuelto por el Senado de la República, se remite versión taquigráfica de las palabras pronunciadas por el señor Senador Andrés Berterreche, en sesión de fecha 4 de diciembre del año en curso, relacionada con el Plan de Regularización de Usuarios de UTE.    

 

SEÑORA PRESIDENTE.- El Senado ingresa a la media hora previa.

            Tiene la palabra el señor senador Berterreche.

SEÑOR BERTERRECHE.- Señora presidente: año tras año, especialmente en invierno, escuchamos noticias sobre incendios de casas precarias ubicadas en asentamientos, que cobran vidas, principalmente de niños y de personas mayores. La causa de muchos de esos incendios está en la conexión irregular a la electricidad y en la mala instalación interna de la corriente eléctrica.

Es por ello que UTE decidió abocarse a un plan de formalización voluntaria de aquellos usuarios que, estando en esta situación, quieran pasar a ser clientes normales de la empresa del Estado. Es así que a partir del diseño del Plan de Inclusión Social, se esperaba poder ir revirtiendo la situación antes mencionada.

            Mediante el subsidio total de la instalación interna –cumpliendo con las normativas vigentes y con los factores de seguridad en el uso correcto de la energía eléctrica–, este plan tiene como objeto ir formalizando a los usuarios que hoy están «colgados» al sistema, transformándolos en clientes del servicio.

            Quiero destacar también que, con creatividad y audacia y complementando políticas públicas, el 24 de julio del corriente se firmó un convenio entre UTE e Inacoop, para que ese trabajo de instalación se realice por parte de empresas de la economía social y solidaria, como son las cooperativas sociales y de trabajo. Para ello y como forma de colaborar en el éxito de este desafío, se contó también con el apoyo de la gremial del cooperativismo de producción, la Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay. 

            Hoy se puede celebrar el hecho de que cerca de una veintena de estas empresas autogestionadas, tanto sociales como de trabajo, se hayan mostrado interesadas en ser parte del proyecto. Y media docena de ellas, desde octubre, están haciendo realidad un proyecto que mejorará la calidad de vida y la seguridad de cientos de familias. Solo en el primer mes de trabajo se terminaron 179 instalaciones en Montevideo, Canelones y Ciudad del Plata y, a la brevedad, se les sumará Maldonado, Artigas, Rivera, Tacuarembó, Salto y Paysandú.

            Posiblemente no sepa el legislador de qué hablamos cuando mencionamos a Tindari, Colosei, Constructores Unidos, Construsul, Kultura o Profuncoop, pero estas son algunas de las empresas cooperativas que hoy están brindando soluciones a los más vulnerables en el marco del convenio entre UTE e Inacoop.

            A la brevedad, serán cerca de ciento veinte trabajadores cooperativistas que, distribuidos en cuadrillas, estarán desplegados en todo el país para hacer este trabajo. Mediante esta metodología se prevé en el futuro la cristalización de cinco mil instalaciones al año por un monto de $ 132:500.000, pero para que esto sea posible no alcanza con disponer de la voluntad presupuestal de hacerlo.

Todos los últimos viernes de cada mes se reúne el comité de seguimiento integrado por la Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay, el Inacoop, el Mides y la UTE para avanzar en este sentido, dando todas las garantías a las partes que viabilizan la concreción de este objetivo.

            Quiero destacar la complementación de las políticas públicas que promueven estas acciones. Mediante la herramienta de promoción y cooperación del Inacoop hoy se abordan las necesidades de financiamiento con la seguridad del reintegro del capital mediante el pago de los trabajos realizados en los asentamientos o dando apoyo a la capacitación necesaria desde el Inefop con la herramienta específica del Procoop. También hay que destacar las externalidades generadas, como la compra conjunta de materiales para mejorar los costos de estas empresas, al mismo tiempo que se optimiza la acción cooperativa, demostrando la poderosa herramienta de la intercooperación.

            Teniendo en cuenta las características de la intervención y la realidad social de los beneficiarios, se podía esperar resistencia a este proyecto. Sin embargo, la UTE y las cooperativas encuentran un apoyo fundamental en la población para la consecución del objetivo de la formalización. Solo como ejemplo, vale compartir las declaraciones de una vecina del barrio Las Vegas norte, que expresó su alegría no solo por tener energía eléctrica de forma segura, sino por la constatación de conquistar ciudadanía cuando manifiesta la importancia de tener un recibo que acredite la pertenencia a un lugar, lo que le da una identidad. Esta vecina decía: «Nos sentimos que existimos, que somos parte de la sociedad».

            En esta época en que se cumplen los primeros diez años de la ley de cooperativas, queremos compartir y celebrar cómo la coordinación de políticas públicas con organizaciones de la sociedad civil y la economía social y solidaria permiten multiplicar los beneficios hacia una sociedad más inclusiva, más justa y, en definitiva, más digna.

            Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras sea enviada a UTE, al Inacoop, al Inefop, a la Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay y a la Cudecoop.

SEÑORA PRESIDENTE.- Se va a votar el trámite solicitado por el señor senador.

(Se vota).

25 en 27. Afirmativa.